Categorías

Most Popular

Las experiencias ayudan a los mayores a resistir al trauma de la pandemia

Las experiencias de toda una vida ayudan a los adultos mayores a desarrollar la resistencia al trauma de la pandemia

[ 👤 Enviado por: Carla Gutiérrez  ]


Los adultos mayores son especialmente vulnerables físicamente durante la pandemia de coronavirus.  Pero también son notablemente resistentes psicológicamente, recurriendo a toda una vida de experiencia y perspectiva para ayudar en los momentos difíciles.

Las nuevas investigaciones llaman la atención sobre esta resiliencia poco reconocida, así como sobre los importantes desafíos que enfrentan los adultos mayores a medida que la pandemia se extiende.

Demuestra que muchas personas mayores han cambiado de comportamiento, alcanzando a la familia y los amigos, buscando pasatiempos, haciendo ejercicio, participando en comunidades de fe, mientras se esfuerzan por mantenerse a salvo del coronavirus. En un post anterior hablamos acerca de como puede afectar el confinamiento a los niños.

«Hay algunos adultos mayores que se están desempeñando bastante bien durante la pandemia y que en realidad han ampliado las redes sociales y actividades«, asegura un profesor de ciencias psicológicas y del cerebro.

«Pero no se oye hablar de ellos porque la narrativa de la pandemia refuerza los estereotipos de los adultos mayores como frágiles, discapacitados y dependientes«.

Sin embargo, si esas estrategias de afrontamiento resultarán efectivas mientras la pandemia persista, es una pregunta abierta.

 

Las experiencias de toda una vida ayudan a los adultos mayores a desarrollar la resistencia al trauma de la pandemia«En otras circunstancias como los huracanes, incendios, terremotos, ataques terroristas, las personas mayores han demostrado tener mucha resistencia al trauma«, explica la profesora adjunta de la Escuela de Salud Pública de la Universidad que estudia los efectos de los eventos traumáticos en la salud mental.

«Pero el COVID-19 se distingue de otros desastres por la constelación de factores estresantes, la extensión geográfica y la duración prolongada», continuó. «Y las personas mayores están ahora aisladas de muchos de los recursos sociales y psicológicos que permiten la resiliencia debido al mayor riesgo».

El riesgo más destacado es el de enfermedad grave y muerte.

El 80% de las muertes de COVID-19 se han producido en personas de 65 años o más.

Aquí están los notables hallazgos de una nueva ola de investigaciones que documentan las primeras experiencias de las personas mayores durante la pandemia:

  • Cambios de comportamiento: Las personas mayores han escuchado a las autoridades de salud pública y han tomado medidas para minimizar el riesgo de infectarse con COVID-19, según un nuevo estudio.
  • Los resultados provienen de una encuesta a 1.272 adultos de 64 años o más, realizada en línea.
  • Más del 80% de los encuestados en un punto caliente de la pandemia. Así como personas mayores con bajos ingresos y mala salud, estaban subrepresentados. Estos ancianos informaron que pasaban menos tiempo cara a cara con sus familiares y amigos (95%), limitaban sus viajes al supermercado (94%), cancelaban los planes para asistir a una celebración (88%), decían no a los viajes fuera de la ciudad (88%), no iban a los funerales (72%), iban a lugares públicos con menos frecuencia (72%) y cancelaban las citas con el médico (69%).
  • Salvaguardar el bienestar: En otro nuevo estudio publicado, aborda la forma en que las personas mayores se han ajustado a rutinas alteradas y al distanciamiento físico. Los datos provienen de una encuesta en línea de 825 adultos de 60 años o más, otra muestra ponderada hacia los blancos y las personas con mayores ingresos.

En lugar de preguntar sobre «cómo sobrellevar”, un término que pueda tener connotaciones negativas, se preguntó sobre las fuentes de alegría y comodidad durante la pandemia.

Las más comunes fueron conectarse con familiares y amigos (31.6%), interactuar en plataformas digitales (video chats, emails, medios sociales, textos – 22%), practicar pasatiempos (19%), estar con mascotas (19%), pasar tiempo con cónyuges o parejas (15%) y confiar en la fe (11.5%).

«En términos de cómo estos hallazgos se relacionan con el lugar en el que estamos ahora, yo diría que estas fuentes de alegría y consuelo, estos recursos para hacer frente a la situación, son aún más importantes» ya que el estrés relacionado con la pandemia persiste.

Mantener las conexiones significativas con las personas mayores sigue siendo crucial, dijo. «No asumas que la gente está bien«, aconsejó a las familias y amigos. «Verifiquen con ellos». Pregúntales cómo están».

¿Cuáles son las fuentes más significativas de estrés que experimentan las personas mayores?

En la encuesta, las personas mayores mencionaron con mayor frecuencia el manejo de las restricciones impuestas y el confinamiento resultante (13%), la preocupación por la salud y el bienestar de los demás (12%), los sentimientos de soledad y aislamiento social (12%), y la incertidumbre sobre el futuro de la pandemia y su impacto (9%).

Hay que tener en cuenta que las personas mayores expresaron estas actitudes al inicio de la pandemia. Las respuestas podrían diferir ahora. Y cuanto más tiempo dura el estrés, más probable es que afecte negativamente a la salud física y mental.

5/5 - (5 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    5 × cinco =

    ¡Bienvenid@! Portal Bienestar utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
    Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies