Categorías

Most Popular

Casarse en otoño: 10 buenas razones que te convencerán

Casarse en otoño: 10 buenas razones que te convencerán

[ ✍🏻 Enviado por: Wedding Planner Barcelona ]


Hemos identificado una decena de ventajas: descubrámoslas juntos a continuación.

Una mayor disponibilidad de localizaciones, el encanto de un ambiente íntimo, los mejores proveedores a los mejores precios.

Desde Wedding Planner Barcelona nos ofrecen 10 razones por las que casarse en otoño puede ser la mejor elección.

Quienes planean una boda, suelen empezar con la organización desde un año antes, y para aquellos, en cambio, que eligieron tiempos más cortos, en la mayoría de los casos se acercan a la boda en los meses de otoño – invierno.

Sin embargo, una boda «no de primavera o verano», no es una alternativa, sino una elección bien hecha por varias razones, por ejemplo, los diferentes colores y sabores, que marcan un aspecto diferencial para decidir casarse en esta época.

Y no sólo hablamos del encanto de una chimenea crepitante, de las velas encendidas, de los colores cálidos de las hojas de otoño y de las bayas de color azul-violeta o rojo intenso. También hay muchos aspectos prácticos relacionados con la organización y el presupuesto, que no deben perderse en absoluto.


1. Un mundo de colores

Una boda en otoño puede celebrarse cuando el tiempo sigue siendo agradable, quizá menos caluroso que en primavera-verano. También es cierto que desde el punto de vista meteorológico hay un mayor riesgo, pero como en la temporada de verano se piensa en un plan B para el mal tiempo, con más razón hay que hacerlo en este periodo.

Esta estación ofrece una variedad de colores únicos: amarillo, naranja o rojo, como las hojas de los árboles… la grisura de un día de otoño puede animarse con arreglos y colores que reflejen el sabor mágico de esta estación. La naturaleza puede ofrecer muchas ideas para crear bellos ambientes y decorados con determinados materiales.

Incluso la selección de flores puede ser decididamente más original en comparación con las novias de verano, hay muchas variedades que no se encuentran en las estaciones cálidas y, sobre todo, las decoraciones no sufrirán el calor del verano.


2. La elección de la ubicación

ubicación boda otoñoSi estás planeando tu boda, sabes que lo primero de la lista es la elección del lugar de celebración. La elección del lugar es otro punto a favor para quienes deciden casarse en otoño. Será mucho más fácil encontrar una estructura libre incluso a pocos meses de la celebración, algo que en los meses más cálidos en cambio es difícil que ocurra porque muchos lugares, especialmente para los eventos de los sábados, están reservados incluso uno / dos años antes».

Esto también significa que el tiempo de organización se reduce prácticamente a la mitad, gracias a la mayor disponibilidad de los distintos proveedores. Por no hablar de que los invitados agradecerán sin duda la invitación a una boda que no les obligará a sudar en verano ni a posponer sus vacaciones, y participarán en la ceremonia con gran entusiasmo.

Desde un punto de vista más práctico hay una mayor disponibilidad de fechas para las instalaciones y los proveedores, que en temporada baja también podrían ofrecer tarifas más baratas que las populares de primavera y verano; sus amigos y familiares tendrían menos dificultades para asegurar su presencia porque no son periodos de vacaciones de verano.

La naturaleza en esta estación se viste de colores sorprendentes, una antigua abadía en lo alto de una colina, una ermita escondida en un bosque de encinas y castaños, una granja, un castillo aislado, son algunas de las posibles localizaciones a valorar para la época otoñal. Este tipo de alojamientos suelen estar inmersos en grandes parques o jardines, debemos prestar atención a las especies de plantas que algunos toman en esta época de tonos rojos intensos o amarillos vibrantes y crean una paleta irrepetible en cualquier otra época del año.


3. Un ambiente más íntimo

Las bodas de otoño tienen un encanto ligado al cambio de la naturaleza y de las plantas: los colores se vuelven más cálidos y la creación se prepara para el invierno, pero no hace que los árboles estén desnudos. Esto también garantiza unos resultados fotográficos mejores.

Los días son menos inestables, como quizá ocurra en verano, y ciertamente menos calurosos, y los materiales para la puesta en escena se enriquecen con formas y tejidos, ideas y aromas. Así, podrá aprovechar los salones interiores y las terrazas cubiertas y, tal vez, optar por casarse en un invernadero. Los vestidos de novia se adornan con estolas de lana, velos y guantes: una elegancia intemporal.

Si las temperaturas son frías podríamos disfrutar del calor de una bonita chimenea, quizá en el salón de la recepción. O para calentar a los invitados puedes ofrecerles infusiones, té o chocolate caliente, y decorar el espacio con cálidos plaids y suaves almohadas.


4. Originalidad 100% garantizada

Desde el punto de vista de la originalidad, es sin duda un acierto, porque la mayoría de las parejas eligen los meses de verano para su boda y porque los escenarios son sin duda mucho más románticos y especiales.

Los paisajes se visten de colores cálidos y vistosos, y la luz del atardecer es ciertamente más propicia para una recepción de gran encanto. Desde el punto de vista climático, casarse en otoño tiene numerosas ventajas. En primer lugar, para los que sufren mucho el calor, se asegurarán de tener un clima ideal, ni demasiado caliente ni demasiado frío. En los hermosos días de otoño, el sol brillante y el aire fresco serán la combinación adecuada para disfrutar del día de su boda con total tranquilidad.

En cualquier caso, si planeas casarte en esta época, habrás planeado una comida o cena en el interior, así que no tendrás que temer especialmente a la lluvia porque ya habrás elegido un lugar con un interior que te guste.


5. Es más barato (para ti y tus invitados)

Elegir casarse «en temporada baja» te permite una mayor variedad en la elección de lugares y profesionales a precios decididamente más baratos. Así que puede darse un capricho en cuanto a la elección de un menú de boda especialmente delicioso, sin sufrir los aumentos de las bodas de verano.

Los alojamientos que pueden parecer prohibitivos en temporada alta están mucho más dispuestos a negociar un acuerdo mutuamente beneficioso en los periodos en los que la demanda es menor. Como hay menos demanda, no debería tener dificultades para arreglar su iglesia o ayuntamiento favorito.


6. La luz más bonita del año

La imprevisibilidad del tiempo puede provocar grandes emociones, siempre que haya un plan alternativo en caso de mal tiempo.

Pero la magia que dan los intensos colores del cielo, las nubes persiguiéndose unas a otras, el viento que crea juegos de claroscuros, el fotógrafo de tu boda sólo puede permitirse esa variedad, haciendo retratos a contraluz y captando detalles que se iluminan con magia.

El otoño es una época maravillosa para celebrar una boda: los colores cálidos, las flores anaranjadas, el tiempo más fresco, el atardecer temprano, la luz cálida… son todos los elementos que hacen que esta estación sea muy fascinante: la luz es suave, tenue, nunca directa, los colores son cálidos y fuertes, condiciones que garantizan unas fotos fantásticas incluso en las horas centrales del día.

Los colores del otoño ofrecen una paleta muy variada: desde el naranja intenso, pasando por el rojo oscuro, el verde y el amarillo, hasta los tonos más fríos donde, sin embargo, puedes añadir un toque de color intenso. 


7. Un increíble look nupcial

increíble look nupcial

En cuanto al vestido de novia, la elección se amplía, desde los modelos con mangas largas, un must-have muy escénico ahora para todas las temporadas, hasta los encajes más suaves, que se prestan a todo tipo de complexión y en algunos casos minimizan las pequeñas imperfecciones.

Para la novia, las damas de honor y todas las invitadas, los complementos se convierten en el auténtico must del evento: pieles (mejor si son ecológicas), chaquetas de tejidos pesados como el tweed, la lana o el cachemir, serán imprescindibles.

Otra tendencia indiscutible es la manga tres cuartos: la novia puede llevar fácilmente un vestido que le cubra los brazos, lo que siempre es muy elegante y yo diría que esencial para las bodas por la iglesia. Pero incluso una manga más corta, de encaje o tul, que llegue por debajo del codo, embellece y afina cualquier vestido blanco y en otoño no te molestará en absoluto.


8. Elección del menú

Si queremos hablar del aspecto culinario, en otoño los menús se enriquecen con finos ingredientes como las setas, las trufas negras y el aceite nuevo.

Las frutas de la temporada son estupendas para incluirlas en el menú y utilizarlas como elementos decorativos: calabazas, granadas, uvas, piñas, avellanas, higos, castañas, manzanas son productos deliciosos que sólo encontrarás en esta temporada; combinados con hojas, cortezas, bellotas, secciones de madera podrían ser los materiales básicos para tu decoración barata y muy chic.

El menú de boda de otoño puede tener propuestas de temporada como el risotto con setas o trufas, la calabaza utilizada en toda su versatilidad, el queso con miel y compota de castañas, la degustación de té o infusiones y el chocolate caliente, nuevos vinos para acompañar los platos principales.

Una novedad a copiar: la idea de montar un carrito de castañas asadas preparadas en el momento, un rincón de chocolate con bebidas y dulces, un rincón de infusiones y una cesta con mantas y chales para proteger a los invitados del frío.


9. Decoraciones temáticas

decoraciones temáticas

La estación otoñal ofrece un abanico de colores inigualable, y hay cientos de ideas en las que inspirarse para una boda temática. Flores, hojas, ramas, bayas, calabazas y piñas son elementos naturales típicos de esta estación, que permiten realizar arreglos muy refinados y nunca banales.

Los colores del otoño suelen ser más cálidos y envolventes que los del verano y la primavera: cobre, bronce, verde salvia, chocolate, gris paloma, rojo oscuro, son los tonos perfectos para calentar el ambiente.

Los días son todavía suaves, si no cálidos, la luz del atardecer otoñal es perfecta para las fotos románticas en el corte de la tarta.

Para aquellos que decidan casarse en otoño, de hecho, se sugieren los tonos cálidos del naranja, el marsala o el chocolate, combinados con el blanco o el crema serán perfectos para recordar la estación y dar un ambiente cálido y elegante. Si no te gustan estos colores, entonces es mejor optar por el verde, eligiendo una mezcla de matices y quizás combinando un toque de lavanda.


10. La luna de miel

Casarse en otoño también ofrece la posibilidad de planificar una luna de miel «en caliente», salir con la chaqueta puesta y encontrarse en un paraíso tropical es algo que no daña el ánimo, además, nada más casarse ya estarán ocupados planificando su primera Navidad juntos, para que el ambiente festivo dure meses.

boda en otoño

Así que, ¡viva el otoño con sus maravillosos colores y aromas que ayudarán a que el día de tu boda sea único y romántico!, los meses de otoño son la mejor época para los amantes de la decoración que aman los colores, los sabores y las emociones más auténticas.

4.8/5 - (27 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    3 × 1 =

    ¡Bienvenid@! Portal Bienestar utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
    Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies