Categorías

Most Popular

Climatización eficiente y buena para la salud

Climatización eficiente y buena para la salud

El aire acondicionado se ha convertido en una parte esencial de nuestra vida diaria, especialmente en verano. En un día caluroso de agosto no duraríamos 5 minutos en el coche, en la oficina, en el restaurante o en el cine sin la frescura que nos ofrece.

Si bien es un aliado incondicional contra el calor, el aire acondicionado también puede dañar su salud y su billetera si no se usa correctamente.


El aire acondicionado y tu salud

La Sociedad Española de Neumología indica que el 20% de los resfriados y la mitad de las bajas por este motivo son en verano. Incluso si usted no es el único responsable, la temperatura del aire acondicionado es en gran parte la culpable.

Los problemas comienzan cuando un ambiente seco (por debajo del 30% de humedad relativa) se combina con una temperatura más de 10ºC diferente a la que está haciendo en la calle. Aquí es cuando su garganta y todo su sistema respiratorio comienzan a sufrir.

Un aire acondicionado mal usado es suficiente y es suficiente para convertir tu casa en un lugar seco y frío. Faringitis, laringitis, sinusitis, otitis … la lista de patologías es larga ya ello se suman problemas musculares (contracturas) y migrañas si el aire frío se dirige hacia la cabeza o la espalda.

Pero, ¿Cuál es entonces la temperatura ideal para el aire acondicionado?


Aire acondicionado: temperatura ideal

Necesita conocer la temperatura ideal y controlarla. Tanto para su comodidad como para su acogida.

De hecho, no es recomendable poner el aire por debajo de los 25º C. Tu comodidad no aumentará, pero el consumo energético (aumentando tanto el gasto energético como el económico) y las consecuencias para tu salud se dispararán.

La temperatura ideal recomendada suele estar entre 24º y 26º durante los meses de verano, por lo que ajustar la climatización a estos valores suele ser el punto más óptimo y eficiente. El más común es 26º.


El aire acondicionado y tu bolsillo

Se estima que es solo en julio que el consumo medio de electricidad aumenta en unos 7 kWh debido al uso de aire acondicionado, que es unos 30 euros más que la factura.

Si la situación se prolonga en agosto y septiembre, el verano puede resultar caro. Para poder ahorrar en tu factura de electricidad al máximo, sigue los siguientes consejos:

  • Mantenga la temperatura estable en torno a los 25 ° C.
  • Asegúrese de cerrar puertas y ventanas para que no entre aire caliente del exterior. Utilice cortinas o toldos y baje las persianas. Menos luz significa menos calor.
  • Ajuste su aire acondicionado: un sistema atascado, con fugas de gas refrigerante o con un mal funcionamiento puede aumentar su factura hasta en un 20% porque necesitará más energía.
  • «Evite configurar el aire acondicionado a desviaciones de más de 10 ° C de la temperatura de la calle».
  • Compra aparatos con alta eficiencia energética: Un aparato con mayor eficiencia puede consumir hasta un 70% que uno con la eficiencia energética más baja. Hay que fijarse en la etiqueta de eficiencia energética de los aires acondicionados.
Valora este artículo

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    cinco × uno =

    ¡Bienvenid@! Portal Bienestar utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
    Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies