Categorías

Most Popular

Cómo elegir sabiamente a nuestros amigos

La importancia de cuidarnos unos a otros

En tiempos como estos, las conexiones humanas adquieren una importancia especial. Ahora más que nunca, somos conscientes de la importancia de cuidarnos unos a otros. Esto se aplica no sólo a las personas con las que estamos más cerca, como nuestra pareja, los miembros de la familia y los amigos íntimos, sino también a aquellos que aún no son tan especiales para nosotros y que nos hacen sentir bien.

De hecho, cuando conectas con alguien, tienes mucho en común con él y disfrutas pasando tiempo juntos, te sientes bien.

«Simpático» es probablemente la palabra jocosa que más utilizamos para referirnos a personas que no conocemos bien y queremos descubrir. Una de las características de una buena amistad es que se elige, no se impone. A diferencia de los vínculos dotados, como la familia, los amigos se eligen. Podemos disfrutar de ellos, descubrir partes de nosotros mismos en ellos y aconsejarles en los momentos difíciles.


Pero, ¿se puede llamar amigo a un conocido simpático?

La amistad es un vínculo que se construye con «la confianza y el tiempo«.

Aunque la palabra «amigo» es una constante en nuestro idioma, debemos distinguir grados y tipos de amistad. El círculo interno está formado por un máximo de cinco personas

El número de Dunbar llamado así por el antropólogo Robin Dunbar, el «número de Dunbar» es la noción de que existe un límite cognitivo en los grupos humanos de unos 150 individuos. Esto se debe a que «para mantener la cohesión del grupo, los individuos deben ser capaces de satisfacer sus propias necesidades, así como de coordinar su comportamiento con otros individuos del grupo». suele utilizarse para definir el número máximo de personas de nuestro círculo social: una persona suele tener unas 150 conexiones de calidad máximas.

No son necesariamente amistades estrechas, pero representan relaciones significativas que implican un nivel mínimo de confianza y compromiso mutuo. Según Dunbar, es imposible tener más de 150 relaciones, pero para algunas personas pueden ser tan sólo 100.

De acuerdo con ésta, el círculo más estrecho de nuestras relaciones humanas tiene cinco personas: nuestros seres más queridos o cercanos. A estos, le siguen varias capas sucesivas:

– 15 buenos amigos

– 50 amigos

– 150 contactos significativos

– 500 conocidos

– 1.500 personas que puedes reconocer

 

Una de las cosas más comunes que dice la gente cuando se hace mayor es que le resulta difícil «hacer nuevos amigos«.  Los grupos se forman mediante un proceso evolutivo. Con el tiempo, se integran e incluso se cierran. A medida que envejecemos, tenemos muchas más exigencias y opciones, por lo que nos resulta difícil formar nuevos vínculos y amistades, a menos que haya cambios en nuestra vida que nos obliguen a salir de nuestro círculo habitual de compañía. Aquí, si te separas o cambias de domicilio, como siempre ocurre, te resultará difícil establecer nuevas conexiones con desconocidos.

Las relaciones cambian de muchas maneras, pero hay ciertas formas de amistad que deben mantenerse durante toda la vida. Una persona puede ser varias cosas a la vez, y los contornos de una relación pueden cambiar con el tiempo. Pero todos ellos pueden ayudar a configurar una vida más plena y alegre.

Tenemos que saber cómo hacer que algunos vínculos sean más fuertes que otros, basándonos en nuestras reflexiones personales sobre los lazos que tenemos actualmente con determinadas personas.

Sin embargo, no todas las amistades con personas son beneficiosas, y algunas pueden no ser la opción adecuada para ti. La traición es más común de lo que crees, y no todas las amistades son buenas. Las redes entre personas se forman de maneras muy diferentes y por motivos distintos. Esto se debe a que ninguno de nosotros es una isla, y tenemos que unirnos con otros, reconocidos como iguales pero diferentes a nosotros, para marcar la diferencia en el mundo real o para llegar a acuerdos que nos ayuden a sobrevivir y a crecer material y espiritualmente.

El griego Aristóteles, uno de los grandes filósofos clásicos, trató de teorizar los mecanismos de socialización en los que la amistad precede a la amistad. Los griegos como él debatieron ampliamente no sólo conceptos elevados como «esencia» y «sustancia», sino también cuestiones tan cotidianas como «cómo nace la amistad» y «por qué arraiga la amistad«.

En su Ética a Nicómaco, este pilar de la filosofía occidental examina los tipos de amistad que existen y nos dice a qué tipo de amistad debemos aspirar.

Y lo que el filósofo llama la «amistad ideal» es la amistad más fuerte en el tiempo, creada al apreciar las virtudes de la otra persona y hacer que quiera estar a tu lado. Estas amistades, que pueden calificarse de «intemporales«, acaban creando un mundo compartido, de símbolos, mitos y recuerdos, basado en un extraño sentido de la solidaridad y la complicidad que les hace querer vivir cerca.


Los tipos de felicidad de Aristóteles aplicados a la psicología

Entonces, ¿Cómo podemos concretar los tres tipos de amistad de Aristóteles e incorporarlos a nuestra vida cotidiana en el siglo XXI?

La filosofía de la época clásica, al igual que la de los eruditos griegos, se centraba a menudo en las relaciones humanas, un campo que ahora se estudia a través de la lente de las ciencias sociales y la psicología. Por eso, un grupo de psicólogos alemanes ha intentado recientemente extrapolar las teorías de Aristóteles sobre la amistad a la psicología moderna y demostrarlas científicamente. Por eso, cuando Martina Mitchell, Oliver Heckhold y Nan L. Stephens analizaron las relaciones de casi 2.000 adultos de entre 40 y 85 años, descubrieron que existen cuatro tipos de amistad, y no tres como afirman los filósofos.


La amistad selectiva

  • Amigos íntimos: Este tipo de unión es «insustituible y muy fácilmente distinguible del mero conocimiento«. En general, «estas personas no hacen nuevos amigos en la edad adulta, sino que conservan los que ya tienen de por vida«.
  • Amistades independientes: Se refiere al hecho de que estas personas «se conforman con pocas personas para tener compañía«.
  • Amistades «adquiridas selectivamente»: estas personas están «comprometidas y buscan continuamente hacer nuevos amigos a lo largo de su vida«, y «estos amigos pueden ser confidentes de larga data o conocidos lejanos«.
  • Amistades «incondicionalmente adquiridas»: este tipo de amistad tiene menos vínculos emocionales que los anteriores. En general, las personas de este grupo están más interesadas en socializar que en conocerse a un nivel emocional profundo. Y esto es lo que, según los investigadores, es la situación más común y generalizada. Hay muy pocos amigos reales o exigentes, y acabamos mezclándonos con la gente con la que pasamos el tiempo sin buscar una relación demasiado profunda.

Si comprendemos y tenemos en cuenta esta clasificación de las amistades, podremos saber cómo fortalecer algunas conexiones más que otras, y actuar en función de nuestras reflexiones personales sobre lo que nos une a estas personas en la actualidad.

Como dicen los autores, «podemos aprender a comunicarnos mejor con ellos, así como a controlar nuestras expectativas infladas».

Al fin y al cabo, lo bueno de las amistades y la camaradería es que, intencionadamente o no, nunca son estáticas, sino que maduran, se adaptan y se reconfiguran día a día en función de nuestras decisiones.

Siempre habrá momentos en los que tengamos que decidir con quién queremos pasar el tiempo y con quién queremos pasar más o menos tiempo. Puede ser difícil elegir uno u otro, pero al final siempre prevalecerán los amigos con los que tengas una conexión realmente profunda y cercana y que tengan puntos de vista y reacciones similares ante el mundo. Hay muchas personas interesantes con las que hablar, pero en última instancia necesitamos gente que nos ayude a crecer y a superar los retos de la vida a nivel personal.

4.9/5 - (24 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    14 − cuatro =

    ¡Bienvenid@! Portal Bienestar utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
    Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies