Categorías

Most Popular

Energía renovable como solución a la contaminación

Energía renovable como solución a la contaminación

Las energías alternativas, también llamadas renovables, son la mejor oportunidad para salir de las energías contaminantes o fósiles. Algunos de ellos son la energía geotérmica, que proviene del calor de la tierra; energía hidráulica o hidroeléctrica, que utiliza la fuerza del agua; energía solar, que obtenemos de los paneles solares; la biomasa, que utiliza residuos orgánicos de origen animal y vegetal y, finalmente, la energía eólica, que produce electricidad a partir del viento. Hoy hablaremos de este último y conoceremos cómo funciona y sus beneficios.


Energías alternativas: la fuerza del viento

La energía eólica es la energía que obtenemos del viento. Hoy en día, es uno de los recursos más eficientes y económicos. Es una fuente de energía renovable, no contamina, no se agota y reduce el uso de combustibles fósiles, una de las principales causas de contaminación excesiva y cambio climático. Además, a través de su uso, ayudamos a reducir el consumo de agua para producir energía.


¿Cómo funciona la energía eólica?

La energía eólica es una de las energías alternativas que, como hemos comentado anteriormente, utiliza los elementos naturales del planeta para generar electricidad. Los aerogeneradores son gigantes hechos de acero, aluminio, fibra de vidrio y carbono; compuesto por una torre, tres grandes palas y una góndola en la parte superior. Las palas giran gracias al viento y esta fuerza es captada y transformada en energía eólica dentro de la góndola. En el interior se encuentran los componentes mecánicos de la estructura: un freno, un multiplicador, el sistema de regulación eléctrica y el generador.

Estos aerogeneradores constituyen parques eólicos, que distribuyen la electricidad producida a un centro de transformación. A través de una línea eléctrica, esta energía llega a una estación de distribución que, posteriormente, la envía al usuario final.


Beneficios de la energía eólica

Es una fuente inagotable de energía. No tiene fecha de caducidad y lo podemos encontrar en cualquier rincón del mundo. Al fin y al cabo, tenemos que pensar que el viento es algo que el ser humano no controla y por tanto no se puede elegir dónde ni cuándo aparecerá.

No contamina. La generación de energía eólica no emite sustancias tóxicas al aire y no genera residuos contaminantes en el agua. No es un factor de riesgo para el medio ambiente y no desencadena cáncer, enfermedades cardiovasculares o respiratorias, entre otras. Además, ayuda a reducir el uso y consumo de combustibles fósiles.

Su costo es bajo. Mantener turbinas eléctricas y producir Kw de energía eólica es casi tan asequible como el carbón o la energía nuclear.

Contribuye al desarrollo sostenible de la industria y genera empleo y riqueza local. Además, es compatible con otras actividades como la cría, ya que sus torres y palas tienen entre 25 y 100 metros de altura.

A nivel doméstico se han desarrollado sistemas como la aerotermia que, si bien consumen electricidad, consumen un 70% menos que los sistemas tradicionales de agua caliente y calefacción, puesto que aprovechan la temperatura del aire.


Pequeñas desventajas

Los parques eólicos también tienen un bajo impacto ambiental. No podemos controlar el viento y, por tanto, es fundamental estar al día con las previsiones meteorológicas del territorio donde están instaladas, así como invertir a largo plazo. Además, al ser energía no almacenable, debe consumirse en el momento de su producción.

Por otro lado, generan un impacto en el paisaje, porque estas estructuras altas y voluminosas son visibles desde la distancia. Este problema ha llegado a generar conflictos políticos y económicos en las zonas donde se instalan los parques.

Finalmente, las aves pueden verse afectadas por la presencia de aerogeneradores, especialmente de noche. De hecho, las palas se mueven a una velocidad de hasta 70 km / hora y las aves no son capaces de reconocerlas.

A pesar de estos inconvenientes, no podemos comparar las múltiples ventajas que nos aporta esta energía alternativa frente a las energías que se han utilizado hasta ahora. Estamos seguros que los avances tecnológicos harán que la energía eólica sea totalmente verde y respetuosa con la flora y fauna de nuestro planeta. ¡Súmate al cambio y apuesta por energías alternativas!

Valora este artículo

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    doce − ocho =

    ¡Bienvenid@! Portal Bienestar utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
    Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies