Categorías

Most Popular

Limpieza ecológica: Limpieza de superficies con chorro de arena

Limpieza ecológica con chorro de arena

¿Cuáles son los usos de la limpieza con chorro de arena?

A menudo, en el sector de la construcción y en otros lugares, es necesario realizar trabajos de renovación y restauración en superficies muy degradadas, tanto en términos de consistencia como de limpieza, lo que en ciertas situaciones resulta realmente desconcertante. Por lo que la mejor opción es optar por una empresa de limpieza especializada.


Beneficios de la limpieza con chorro de arena

Una de las técnicas más utilizadas para eliminar las incrustaciones o las partes faltantes de la pintura como preparación para una nueva capa de pintura es la limpieza con chorro arena a presión, que en el pasado se utilizaba principalmente para tratar las superficies metálicas antes de pintarlas.

Esto se debe a que el método de chorro de arena es capaz de lograr una perfecta limpieza de la superficie, provocando también la rugosidad de la misma, esta técnica también mejora la adherencia de la pintura que se aplicará posteriormente, garantizando excelentes resultados.


¿En qué superficies se puede utilizar la limpieza con chorro de arena?

Chorro de arena

Pero las superficies que necesitan procesos de limpieza no son sólo las metálicas, de hecho es posible encontrar que la técnica del chorro de arena se utiliza en muchos trabajos de renovación y limpieza de superficies interiores y exteriores y para trabajos de restauración.

En la renovación de interiores, el proceso de chorro de arena se utiliza para realizar la limpieza de radiadores, pasamanos, piezas de piedra, elementos de mármol, granito, vigas de madera. Su objetivo es, por tanto, eliminar la pintura vieja, el hollín, los residuos de las incrustaciones derivadas de los humos, para que la superficie tratada esté de nuevo lista para su uso.

La técnica del chorro de arena también permite reducir considerablemente los costes en el caso de un yeso deteriorado en un edificio. En lugar de eliminar y rehacer completamente el yeso antiguo, el chorro de arena permite eliminar sólo la parte deteriorada del enyesado, sin quitar la parte intacta y bien anclada.

Sobre todo, si hay que restaurar el revoque, se puede proceder al chorro de arena aerohidroarenado, para eliminar completamente el polvo humedeciendo la superficie. De esta manera, nos encontraremos con el apoyo ya listo para ser restaurado.

El chorro de arena también puede utilizarse para limpiar fachadas, puertas, barandillas y marcos metálicos. También puede utilizarse para la recuperación y restauración de piezas de hormigón armado en las que haya aflorado el hierro; de hecho, este proceso de limpieza elimina el óxido, limpiando perfectamente la pieza.


Restauración con chorro de arena

El chorro de arena también se utiliza en la restauración, por ejemplo en la restauración de piedra degradada, pero en este caso se utilizan polvos muy finos y no abrasivos, proyectados en cantidades muy modestas a muy baja presión.

Cuando se lleva a cabo una restauración, el objetivo suele ser limpiar la superficie de los efectos de la contaminación y también realizar una limpieza de grafitis que pudiera haber, sin estropearla.

Chorro de arena para grafitis

El chorro de arena es una técnica muy utilizada en el sector de la construcción que utiliza arenas y polvos de diferente granulometría, que son disparados por un compresor sobre la superficie a limpiar, de esta forma la capacidad abrasiva de la arena y el polvo, por frotamiento a alta presión eliminará la suciedad e incrustaciones presentes.

Como alternativa al chorro de arena, existe otra técnica que utiliza agua en su lugar, se trata del hidroarenado.


¿Qué es el hidroarenado y para qué se utiliza?

El hidroarenado es una técnica innovadora, pero que se utiliza desde hace tiempo. Se trata, al igual que el chorro de arena, de una técnica de limpieza de superficies, pero a diferencia del chorro de arena, el hidroarenado basa su acción totalmente en la energía del agua que, colocada a presión, golpea la superficie a limpiar, eliminando los elementos incrustados.

En el proceso de hidroarenado no se utilizan abrasivos, de hecho, al contrario de lo que ocurre con el proceso de arenado, no se produce polvo.

El proceso de hidroarenado también puede llamarse hidrochorro o chorro de agua,  todos estos términos indican un único proceso, que es limpiar una superficie utilizando la presión del agua.

Pero es importante no confundir el hidroarenado con el lavado a alta presión, de hecho la diferencia radica en los valores de este último, ya que el lavado a alta presión alcanza valores de hasta 500 bar, el hidroarenado a alta presión alcanza valores que varían entre 1.000 y 1.500 bar, mientras que el hidroarenado a ultra alta presión en cambio alcanza valores entre 2.000 y 2.500 bar.

Limpiar una superficie con la técnica de hidroarenado tiene muchas ventajas, ya que la presencia de agua en el proceso de limpieza mejora los resultados.

Si se compara un elemento de acero limpiado mediante hidroarenado con otro limpiado mediante un simple chorro de arena con abrasivos, se notarán diferencias significativas.

Esto se debe a que el agua tiende a resaltar el perfil original, ya que tiene una acción selectiva y tiende a eliminar las partes menos cohesivas presentes en las superficies, como las capas de pintura mal adheridas, las escamas de óxido, etc.; también arrastra los productos de corrosión solubles y elimina el aceite y la grasa, ya que el agua emulsiona.

Un aspecto desfavorable que hay que tener en cuenta cuando se habla de chorro de agua es que desarrolla el proceso de oxidación, que afecta a todas las superficies, a menos que sean de acero inoxidable.

Si aun así se quiere proceder a una limpieza por chorro de agua, para evitar la oxidación, puede utilizar inhibidores químicos anticorrosivos solubles en agua.

Otra forma de reducir el fenómeno de la oxidación es la alta presión con la que se realiza la limpieza por hidroarenado, ya que durante el proceso de hidroarenado la temperatura de las superficies de acero aumenta debido tanto a la compresión del agua como a la velocidad con la que el agua golpea la superficie, esta energía debida al movimiento del agua se transforma en calor, por lo que las superficies tienden a secarse más rápidamente, reduciendo el fenómeno de la oxidación rápida.

Por lo tanto, cuando se opta por utilizar el sistema de hidroarenado, siempre hay que tener en cuenta la superficie que se va a tratar, sobre todo en el caso de algunos tipos de superficies de piedra que tienden a desmoronarse con facilidad.

4.9/5 - (57 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    6 + 4 =

    ¡Bienvenid@! Portal Bienestar utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
    Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies