Categorías

Most Popular

¿Miedo a envejecer? Trucos para que la edad no suponga un problema

Miedo a envejecer

Superando el temor al paso del tiempo: Claves para disfrutar el envejecimiento

Un enfoque de vida saludable y la búsqueda de metas y pasatiempos pueden brindarnos vitalidad y una actitud positiva hacia esta nueva etapa vital.

El envejecimiento es una parte inevitable de la vida, pero para muchos, ese momento es motivo de temor. La gerascofobia, conocida en psicología como el miedo a envejecer, es un temor irracional que afecta la calidad de vida de quienes lo experimentan, generando ansiedad y pensamientos negativos relacionados con la tercera edad.

Este componente irracional puede llevar a algunas personas a obsesionarse con algo natural e inevitable: el paso de los años y los cambios que implican la pérdida de juventud y belleza física.

La vejez conlleva inquietudes y miedos debido a los cambios físicos en el organismo, así como a los cambios en las relaciones sociales, la rutina diaria y las actividades habituales. Por eso, a muchas personas les resulta difícil aceptar el paso del tiempo y esta nueva etapa de la vida.

Según un informe de las Naciones Unidas sobre el edadismo, aproximadamente la mitad de la población mundial tiene actitudes discriminadoras hacia las personas mayores basadas en su edad.

Estas actitudes negativas hacia los mayores contribuyen al deterioro de su salud física y mental, así como a una disminución en su calidad de vida.

El edadismo surge cuando «se utiliza la edad para categorizar y dividir a las personas, atribuyéndoles características que causan daño, desventajas o injusticias, y socavan la solidaridad intergeneracional».

Esta actitud perjudica nuestra salud y bienestar, y constituye un obstáculo importante para formular políticas efectivas y adoptar medidas relacionadas con un envejecimiento saludable, según lo reconocido por los Estados Miembros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en la Estrategia y Plan de Acción Mundiales sobre el Envejecimiento y la Salud, y en el Decenio del Envejecimiento Saludable (2021-2030).

El miedo a envejecer surge debido a los atributos negativos asociados con la vejez, como enfermedad, soledad, inutilidad, pobreza, dependencia o cambios en la apariencia física, entre otros. Cuando este miedo se vuelve irracional, se conoce como gerascofobia, y tiene un impacto negativo directo en la calidad de vida.

Algunos de los síntomas que experimentan las personas que sufren de gerascofobia incluyen taquicardia, dificultad para respirar e incluso mareos.

La gerascofobia puede manifestarse cuando aparecen los primeros signos del paso del tiempo, como arrugas, canas o un deterioro en la forma física, generalmente alrededor de los 30 años. Sin embargo, es importante destacar que cada vez más personas llegan a la vejez en buenas condiciones físicas, psicológicas y sociales, y que la mayoría de los pensamientos negativos asociados a las personas mayores están basados en estereotipos que no se ajustan a la realidad


Miedo a envejecer

Envejecer con una sonrisa radiante

Como en tantos aspectos de la vida, todo se trata de actitud.

El tiempo avanza para todos y cada uno de nosotros atravesará el proceso de envejecimiento, pero no todos lo experimentarán de la misma manera. Mantener una actitud positiva, dejar de lado los pensamientos negativos y mantener viva la ilusión por vivir son elementos fundamentales para mantenernos fuertes y llenos de energía.

Frente a esto, los expertos nos ofrecen una serie de consejos para abrazar el paso de los años con una sonrisa en el rostro y sentirnos fuertes y saludables.

  • Adopta un estilo de vida saludable: A medida que envejecemos, es importante ajustar nuestro estilo de vida a nuestras necesidades actuales. Una alimentación equilibrada y otros hábitos saludables, como caminar diariamente, tienen un impacto positivo en nuestro estado de ánimo y mejoran nuestra relación con nuestro cuerpo y los cambios tanto físicos como mentales. Una dieta saludable que evite las grasas poco saludables y los alimentos procesados es fundamental para sentirnos bien internamente a medida que llegamos a la madurez.
  • Nunca es tarde para hacer ejercicio, pero evita obsesionarte. Permítele a un entrenador que te guíe y te indique qué tipo de ejercicio es el más adecuado para ti, teniendo en cuenta tu condición física y tu salud en general. Incluso puedes explorar la meditación y el mindfulness, no solo para cuidar tu aspecto físico, sino también para fortalecer tu mente. El autocuidado físico y mental es crucial para envejecer con felicidad.
  • Cultiva relaciones sociales: Esto te ayudará a evitar algunos de los aspectos negativos asociados con el envejecimiento, como la soledad y el aislamiento. Crear un círculo de amistades y familiares contribuye a prevenir la dependencia, fomentar la autonomía personal y llevar un proceso de envejecimiento activo y saludable.
  • Descubre actividades y programas para personas en la etapa madura de la vida en centros comunitarios o incluso considera hacer trabajo voluntario, lo cual te permitirá seguir sintiéndote útil para los demás. Esto también es fundamental para fortalecer tu salud mental. Ten metas u hobbies que te inspiren a salir de casa y tener la motivación para seguir aprendiendo y creciendo. Recuerda, la experiencia es un grado.
  • Disfruta del presente y planea para el futuro: Es clave aprender a disfrutar cada etapa de la vida, ya que todas tienen beneficios y ventajas. El envejecimiento trae consigo sabiduría y experiencias que nos han permitido crecer a nivel personal y que pueden ser de gran utilidad para disfrutar aún más de nuestro día a día y apreciar las pequeñas cosas que cada mañana nos regala.
  • Busca apoyo profesional: Cuando el miedo comienza a afectar significativamente tu vida diaria, es importante buscar la ayuda de un psicólogo experto para determinar si es necesario seguir una terapia específica adaptada a tu situación.
  • Evita compararte con los demás: Cada persona tiene su propio proceso de envejecimiento y no es ni mejor ni peor que el tuyo. En particular, evitar comparaciones físicas puede llevarte a una frustración innecesaria. Valora quién eres por tus sentimientos, valores y por lo que aún puedes aportar a los demás, lo cual seguramente es mucho. Acepta de forma natural los cambios físicos y vitales normales que acompañan el paso de los años.

Envejecer con una sonrisa en el rostro implica abrazar el proceso de envejecimiento con una actitud positiva y adoptar un estilo de vida saludable. Además, es importante cultivar relaciones sociales, explorar nuevas actividades y metas, disfrutar del presente y planificar para el futuro. Si el miedo persiste, no dudes en buscar apoyo profesional. Recuerda que envejecer es una oportunidad para crecer, aprender y disfrutar de cada etapa de la vida con plenitud.

En el viaje de la vida, el envejecimiento se presenta como una oportunidad para reinventarnos y descubrir nuevas facetas de nosotros mismos. Es un capítulo lleno de experiencias y sabiduría acumulada que nos permite apreciar la belleza de cada momento y encontrar un propósito renovado.

En lugar de temer al paso del tiempo, podemos abrazarlo como un compañero de viaje que nos guía hacia una versión más auténtica y plena de nosotros mismos. No se trata solo de aceptar los cambios físicos, sino de celebrar la madurez y la riqueza interior que se desarrolla con los años.

Envejecer con gracia y vitalidad requiere un enfoque holístico que abarque no solo nuestro cuerpo, sino también nuestra mente y espíritu. Es importante nutrirnos adecuadamente, mantenernos activos físicamente y cultivar la paz interior a través de prácticas como la meditación y el autoconocimiento.

Además, el valor de las relaciones y conexiones humanas adquiere una relevancia aún mayor en esta etapa. Establecer lazos profundos con nuestros seres queridos, cultivar amistades sinceras y contribuir a nuestra comunidad nos brinda un sentido de pertenencia y propósito, contrarrestando cualquier sentimiento de soledad o aislamiento.

Mientras navegamos por las aguas del tiempo, recordemos que cada arruga, cada cana y cada línea de expresión cuenta una historia única y hermosa. Son testigos de nuestra travesía y nos recuerdan que hemos vivido, amado y reído.

Así que, en lugar de resistirnos al envejecimiento, abracémoslo con gratitud y emoción. Aprendamos a disfrutar de la serenidad que viene con los años, sin dejar de lado nuestra pasión por la vida. Cada día es una oportunidad para crear recuerdos invaluables, aprender algo nuevo y deleitarnos con los pequeños detalles que nos regala el universo.

Envejecer es un regalo que nos permite saborear la plenitud de la existencia y dejar una huella perdurable en el mundo. Así que, avancemos con confianza, con la certeza de que somos seres valiosos y llenos de potencial en todas las etapas de nuestra vida.

4.9/5 - (50 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    cuatro × uno =

    ¡Bienvenid@! Portal Bienestar utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
    Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies