Categorías

Most Popular

Por qué tus órganos pueden llegar a los 100 años

[ 👤 Enviado por: Ricardo Jiménez ]


Los órganos envejecen a ritmos diferentes que no siempre corresponden al número de años que han pasado desde que nacimos.

Las investigaciones sugieren que algunas partes del cuerpo envejecen más lento que otras hasta el punto de que incluso sobreviven a sus dueños.


Entiende esto mejor para ayudarte a vivir más tiempo

Era una situación desesperada. Una mujer turca de 19 años con una enfermedad hepática necesitaba urgentemente un trasplante.

Mientras estaba en la lista de espera, desarrolló una encefalopatía hepática, una condición en la que las toxinas que se acumulaban en el torrente sanguíneo debido a la falla de su órgano comenzaron a afectar su cerebro.

En poco tiempo, su hígado empezó a fallar por completo y los médicos se apresuraron a salvarle la vida.

Con el tiempo, su única opción era un hígado que ya había sido rechazado por otros hospitales. Se consideraba que estaba en mal estado, no sólo contenía un quiste causado por una infección parasitaria, sino que su anterior dueño era una mujer de 93 años recientemente fallecida.

El órgano era viejo para los estándares de trasplante, particularmente para un receptor mucho más joven.

Pero como no había otros órganos disponibles y no había otra opción, los médicos siguieron adelante con el trasplante.

Sorprendentemente, la operación, que tuvo lugar en 2008 en el Instituto de Trasplantes de Hígado de la Universidad Inonu de Malatya (Turquía), fue un éxito:

“…la joven receptora sobrevivió y seis años después dio a luz a una niña sana. En el primer cumpleaños de su hija, la mujer había cumplido 26 años y acababa de celebrar el centenario del nacimiento de su hígado”.

 

Pocos de nosotros sabremos lo que es tener un hígado tan viejo como el de nuestros bisabuelos. Pero sorprendentemente algunos de nuestros órganos tienen la capacidad de sobrevivir, mientras que otros envejecen mucho más rápido.

La forma en que envejecen los órganos y tejidos podría decirnos mucho más sobre la edad real de nuestros cuerpos que lo que nos dirá el contar los cumpleaños.

Una de las curiosidades de la investigación de la longevidad es que tu edad real parece ser menos importante de lo que se podría esperar. De hecho, los investigadores tienden a estar más interesados en la discrepancia entre tu edad cronológica, cuántos años han pasado desde que naciste, y tu edad biológica, un concepto utilizado para describir cómo los cuerpos están realmente funcionando a medida que se envejece.

Estos dos números pueden estar vinculados, pero tiene sentido intuitivo que no siempre coincidan.

 

Todos somos conscientes de que una vida de alimentación poco saludable y falta de sueño nos envejecerá prematuramente.

 

A menudo se piensa que el envejecimiento es un proceso gradual que ocurre en todo el cuerpo, aunque a diferentes velocidades para diferentes personas. Pero, aunque puede ser útil examinar el declive a un nivel holístico, hacerlo puede no proporcionarnos el cuadro completo.

La investigación muestra que la compleja mezcla de factores genéticos, de estilo de vida y ambientales que determinan la rapidez con la que envejecen nuestros cuerpos no afecta a todos nuestros órganos en igual medida.

Así que, mientras que podemos tener la apariencia juvenil de una persona de 38 años, nuestros riñones podrían tener la apariencia arrugada de uno de 61 años, como se encontró un estudio en adultos.

Igualmente podríamos tener todas las arrugas y la pérdida de cabello de una persona de 80 años, pero aun así tener el corazón latiente de una persona de 40 años.

 

vida de alimentacion

Pero estimar con precisión la edad biológica de cualquier órgano no es una tarea sencilla. Aunque muchos sitios web ofrecen «calculadoras» para ayudar a estimar la edad de los diferentes órganos como el corazón o los pulmones, realmente se requiere un examen detallado de la función del órgano, la estructura de los tejidos, la composición celular y la salud genética para evaluarla con precisión.

Los datos de los trasplantes proporcionan algunas pistas intrigantes sobre qué órganos podrían funcionar mejor con la edad.

Los investigadores que compararon la edad de los donantes con factores como el tiempo de vida del receptor después de la cirugía descubrieron que, en general, los trasplantes tendían a tener menos éxito con los órganos más antiguos. Sin embargo, había diferencias significativas según el órgano, lo que sugería que algunas partes del cuerpo se mantenían mejor con la edad.

Mientras que la tasa de éxito con los corazones y los páncreas empeoró después de los 40 años, los investigadores no pudieron detectar ninguna diferencia relacionada con la edad con los pulmones trasplantados hasta que los donantes tuvieron más de 65 años.

Las córneas fueron el órgano más resistente de todos, y la edad del donante aparentemente tuvo poco efecto.

Los investigadores, sugieren que la complejidad relativa de los órganos, junto con su dependencia de los vasos sanguíneos para funcionar, fueron probablemente factores clave en la forma en que hicieron frente a la edad.

 

«Es lógico pensar que los cambios en la vasculatura y microvasculatura de los diferentes órganos relacionados con la edad deben ser un factor significativo que contribuya a su disfunción relacionada con la edad«, escribieron.

 

Los datos de los trasplantes también plantean dudas sobre si existe un límite superior en la vida de ciertos órganos.

El hígado, por ejemplo, es bien conocido por su capacidad de regeneración, y los pacientes a los que se les ha extirpado quirúrgicamente hasta dos tercios del hígado pueden descubrir que el órgano vuelve a crecer casi completamente a su tamaño anterior en el plazo de un año.

Algunos investigadores han sugerido que los nonagenarios son un grupo muy poco explotado de posibles donantes de hígado, y han citado varios trasplantes exitosos en los últimos años.

Ciertos órganos pueden ser más sensibles a algunos aspectos de nuestro estilo de vida que otros. «Un muy buen ejemplo son los pulmones y la contaminación«.

Cualquier número de factores de estilo de vida puede influir en nuestros complejos patrones de envejecimiento.

 

«Lo que comemos y cómo lo comemos, cómo dormimos y cuándo dormimos, todas estas cosas pueden afectar a nuestros órganos de diversas maneras que no comprendemos del todo«.

 

A nivel microscópico, el concepto de la edad de un órgano se vuelve aún más borroso.

Las células individuales que componen la mayoría de los órganos se desgastan y requieren ser reemplazadas con bastante regularidad, lo que significa que muchos tejidos se regeneran completamente con el tiempo, pero el ritmo al que lo hacen varía enormemente.

Un glóbulo rojo circula por las venas y arterias durante una media de cuatro meses, mientras que las células que se enfrentan a la aspereza y al revolcón del intestino necesitan ser reemplazadas después de unos pocos días.

En el otro extremo, la mayoría de las células cerebrales, o neuronas, no son reemplazadas a medida que envejecemos, lo que significa que generalmente son tan viejas como el propio cuerpo.


Envejecimiento personalizado

Independientemente de la resistencia de los órganos frente al envejecimiento, todos ellos se ralentizarán gradualmente con el tiempo, pero las nuevas investigaciones sugieren que podemos ser capaces de predecir cuáles serán los primeros en desaparecer.

 

Envejecimiento personalizado


Retroceder el reloj

Los recientes avances en el aprendizaje de las máquinas están permitiendo a los científicos obtener también estimaciones más precisas del envejecimiento biológico.

Uno de los enfoques implica el estudio de los cambios semipermanentes del ADN conocidos como metilación. Varios genes se activan o desactivan por este proceso, que implica que un grupo químico metilo se adhiera a partes del ADN.

Se cree que este proceso es uno de los numerosos cambios «epigenéticos» del ADN que determinan cómo los genes se ven influidos en el estilo de vida y el entorno en el que vivimos.

La cantidad de metilación del ADN varía a medida que envejecemos y nuestros patrones epigenéticos cambian. Esto ha permitido a los biólogos desarrollar «relojes epigenéticos«, que creen que son poderosos predictores de la edad biológica.

Los relojes también permiten a los investigadores comparar las edades biológicas de diferentes tejidos. Hay algunas pruebas de que el tejido mamario femenino, por ejemplo, envejece más rápido que el resto del cuerpo, lo que plantea interrogantes sobre si los relojes epigenéticos podrían utilizarse como predictores del cáncer de mama.

Aunque resulten ser exactos, algunos científicos señalan que aún no sabemos si los tratamientos que ralentizan estos relojes también ralentizarán el proceso de envejecimiento.

Sea cual sea la forma en que veamos el envejecimiento, el objetivo final para muchos investigadores de la longevidad no es sólo ralentizar el reloj, sino incluso invertirlo.

Por ahora, sin embargo, muchos científicos se centran en la prolongación de la vida sana, la salud, de las personas mayores.

En un reciente documento de examen realizado en Londres se destacaron medicamentos como la rapamicina, la metformina y el litio como tratamientos potencialmente prometedores para retrasar la aparición de enfermedades y problemas que acompañan a la vejez, pero se señaló que ninguna de esas intervenciones se acercaba a revertir todos los numerosos síntomas del envejecimiento.

Otros están de acuerdo en que los tratamientos antienvejecimiento probablemente tendrán efectos «específicos en los tejidos«, lo que pone de relieve la necesidad de que los científicos comprendan cómo el proceso de envejecimiento afecta a los diferentes órganos de distintas maneras.

Por muchas diferencias que haya en la forma en que cada órgano envejece, tiene sentido cuidar de todas ellas.

5/5 - (16 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    dos × cuatro =

    ¡Bienvenid@! Portal Bienestar utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
    Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies