Categorías

Most Popular

Seguridad en la vivienda

Seguridad en la vivienda

El robo de viviendas se ha disparado en España durante el último año, continuando la tendencia al alza de los últimos años. Según datos oficiales del Ministerio del Interior, se produjeron 113.452 robos con fuerza en domicilios, la mayoría de estos robos se concentraron en la Comunidad de Madrid y en concreto en la capital Madrid, ciudad de España que más sufre de robos con fuerza en las casas.

Más del 70% de los robos se llevan a cabo en viviendas unifamiliares y cabañas, pero los rascacielos y las comunidades de vecinos no son inmunes a los robos, ya sea por allanamiento de morada a través de puertas y portones de garaje o por ventanas utilizando la técnica del escalo.

Las viviendas nuevas con alto desempleo y salidas rápidas a las carreteras son las más propensas a los robos y las más vulnerables a este tipo de delitos.

La seguridad en el hogar no solo está en manos de las fuerzas y agencias de seguridad del estado y de las empresas de seguridad autorizadas, la seguridad es responsabilidad de todos. Mediante la formación, la información y la prevención, todos podemos ayudar a reducir las estadísticas de robos en el hogar. Con este objetivo, presentamos una serie de consejos que podemos seguir para proteger nuestros hogares.


Consejos de seguridad para proteger mi vivienda

Si bien la mayoría de los robos domiciliarios tienen lugar en nuestra ausencia, en muchas ocasiones nuestra presencia no impide que los intrusos ataquen nuestro hogar. Los robos con violencia e intimidación se han incrementado en los últimos años, especialmente en viviendas unifamiliares y chalets, los más vulnerables. Te presentamos una serie de consejos de seguridad con los que reduciremos el riesgo de robo en nuestros hogares:

  1. Aumentar la seguridad en la puerta: la mayoría de las intrusiones se realizan a través de la puerta de acceso a la casa. Es fundamental disponer de una puerta blindada con al menos dos puntos de cierre y evitar aberturas o intersticios que permitan forzar.
  2. Siempre cerrar la puerta con llave: cuando estamos fuera de casa por mucho tiempo, nos aseguramos de que no quede nada encendido, cerramos el agua y cerramos la puerta varias vueltas de llave; pero cuando solo estamos fuera unos minutos nos olvidamos de cerrarla … pensamos ingenuamente que si salimos a hacer un recado o visitamos a un vecino por poco tiempo no nos robarán y nosotros no. cierra la puerta. Estos son los momentos que aprovechan los intrusos para acceder fácilmente a nuestra casa, ya que si la puerta no está bloqueada, pueden abrirla en unos segundos gracias a la técnica corredera.
  3. Protección para evitar la fácil apertura de ventanas: si vivimos en chalets unifamiliares o en el primer piso del edificio, es imperativo contar con rejas o elementos de seguridad similares para evitar el acceso por las ventanas., Pero si vivimos en pisos altos y tampoco tenemos que pensar que estamos a salvo … En los últimos años hemos visto cómo los intrusos «spiderman» trepan a los pisos más altos de los edificios, por lo que debemos proteger nuestras ventanas en cualquier caso. Podemos protegerlos con cierres que impidan su fácil apertura y si para abrirlos se deslizan horizontalmente podemos utilizar una barra o palo de madera en su interior para que actúe como tope en la barandilla y no se pueda mover con facilidad. Otra opción casera para proteger las ventanas de guillotina es perforar el marco y clavar un clavo largo a través del orificio para que actúe como tapón. Las persianas, aunque no sustituyen en modo alguno la seguridad de determinadas rejas, también pueden servir como elemento de protección.
  4. No olvides que el enemigo puede estar en casa: antes de «abrir» las puertas de nuestras casas a desconocidos del servicio doméstico (personal de limpieza, niñera …) es imprescindible pedir referencias además de tener todas sus personalidades. datos y copia de la documentación. Si les hemos entregado las llaves de la casa y hemos terminado la relación laboral, por motivos de seguridad, es recomendable cambiar el soporte del bombín. También tendremos que hacer esto si antiguos cuidadores, compañeros de piso, vecinos … tienen o han tenido las llaves de nuestro alojamiento.
  5. Apuesta por un sistema de seguridad para tu vivienda: las medidas de seguridad más habituales en las viviendas son:
  6. Puertas blindadas
  7. Rejas
  8. Alarmas
  9. Cámaras de Vigilancia
  10. Nunca se abra a extraños: si no espera primero la visita de un vendedor, técnico, etc. No se recomienda abrir la puerta a un extranjero, ya sea de uniforme y / o acreditado. Cuando cometen robos o estafas, los delincuentes se hacen pasar por vendedores o técnicos de las empresas de electricidad, gas o telecomunicaciones para acceder a las viviendas.
  11. Ilumine adecuadamente el perímetro y las entradas de la casa: Especialmente en casas unifamiliares y cabañas, es importante tener entradas bien iluminadas a la casa y el perímetro, estas medidas son muy efectivas para disuadir a los intrusos. Para evitar que el consumo eléctrico se dispare, puedes optar por reflectores solares y linternas para el jardín y focos con detección de movimiento para las entradas.

Recuerde que la policía está aquí para ayudar

  1. No olvides que la policía está ahí para ayudarte: si ves extraños en actitud sospechosa o si encuentras carteles en tu casa que indiquen riesgo de agresión, llama de inmediato al 112. La colaboración ciudadana es fundamental en la prevención del delito.
Valora este artículo

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    5 × 4 =

    ¡Bienvenid@! Portal Bienestar utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
    Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies