Categorías

Most Popular

¡Vampiros de energía de los que debes deshacerte lo antes posible!

Vampiros de energía de los que debes deshacerte lo antes posible

[ ✍🏻 Enviado por: Raquel Giménez | Psicóloga ]


Tus vampiros de energía interior

Además de las personas de nuestro entorno que afectan negativamente nuestras emociones y estado de ánimo, también hay vampiros de energía interior como partes de nuestro propio carácter que nos agotan innecesariamente.

¡Unos pocos consejos prácticos son suficientes para deshacerse de estos «enemigos» de toda la vida!

Los vampiros de energía no caen en el reino de lo sobrenatural. Estos no son los vampiros de las películas de terror que beben nuestra sangre, sino los que nos chupan la energía vital.

Están a nuestro alrededor. Estos son nuestros amigos, conocidos, familiares que constantemente se quejan, critican o se enfadan, pero también están los que están en nuestro interior.

¡Reconoce a los vampiros de energía a tiempo y deshazte de ellos!


Necesitar controlarlo todo siempre

Las cosas que no podemos controlar nos quitan la energía.

No tiene sentido preocuparse por algo que nosotros, como individuos, no podemos cambiar.

A modo de ejemplo: a menudo leemos sobre cómo ha aumentado la tasa de agresiones con violencia en la actualidad. Cada vez hay más maltratos, violaciones, asesinatos… Aunque todo esto es preocupante, lo cierto es que no podemos evitar nada de eso. Esa es la tarea de las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado… Mejor no intentar controlar todo aquello que no podremos cambiar.


Tener siempre la razón

Insistir en que siempre tenemos la razón es otro desperdicio innecesario de energía. No podemos corregir constantemente a los demás y señalar sus errores, especialmente si esas personas son reacias a cambiar. Es agotador tanto para ellos como para nosotros. Dejemos que los demás piensen como quieran y todos viviremos nuestras vidas más plenamente.


Buscar constantemente la perfección

La búsqueda del perfeccionismo es otro vampiro de energía interior que necesita ser liberado. Nadie es perfecto. La perfección es simplemente un ideal inalcanzable para los seres humanos.

Necesitamos aceptar nuestras debilidades y defectos, perdonarnos a nosotros mismos por los errores, porque todos cometemos errores. Es importante que aprendamos algo de estos errores.


Empeñarnos en querer a quien no nos quiere

¡El amor no correspondido literalmente nos devora !

Dar todo tu ser a personas que no lo aprecian es solo una pérdida de tiempo precioso. En cualquier relación, ya sea romántica o amistosa, hay altibajos. Sin embargo, si hay más caídas, esa relación no tiene futuro.

Si la otra parte no intenta que la relación tenga éxito, si somos los únicos que damos, entonces es el momento de poner fin a esa relación. Terminemos esa relación sin lamentarnos. ¡Respetémonos a nosotros mismos!


Estar permanentemente enfadados

La ira y el odio nunca trajeron nada bueno.

Todos estamos enfadados a veces porque la ira es una emoción humana natural, pero si el cinismo, el resentimiento y el odio son nuestra forma de vida, entonces estamos en un gran problema.

Estas emociones son como veneno. Nos envenenan a nosotros, no a las personas a las que se dirigen. Un amigo al que odiamos porque nos traicionó o un compañero que nos dejó no sufrirá por nuestra ira. Sufriremos nosotros solos. Por eso es mejor perdonar y seguir adelante.


Vivir mal acompañados

La falta de conexión íntima desencadena una avalancha de emociones negativas dentro de nosotros.

Necesitamos que alguien nos escuche, nos aconseje, comprenda y ame. A menudo buscamos amor en las personas equivocadas y una relación con ellas solo nos quita la alegría de vivir. Es mejor estar solo que en una mala relación.

Debemos aprender a dejar ir a las personas en nuestras vidas que nos molestan más de lo que nos hacen felices.


No cuidar ni respetar el cuerpo

Si no nos cuidamos en el sentido físico, puede tener un efecto negativo tanto en nuestra salud física como mental.

Si bebemos mucho, fumamos, no caminamos, no hacemos ejercicio, comemos de forma poco saludable, no dormimos lo suficiente o dormimos demasiado, no nos sentiremos bien.

Debemos ayudarnos a nosotros mismos amándonos a nosotros mismos y a nuestro cuerpo y, en última instancia, cuidándolo.


Vivir permanentemente obsesionados

El pensamiento excesivo es otra cosa de la que debemos deshacernos.

Si algo en nuestra vida no va bien, pensar constantemente en ello no resolverá el problema. Solo puede conducir a la depresión. Necesitamos trabajar en la resolución de problemas, no pensar en ellos innecesariamente.

Necesitamos detener el flujo de pensamientos negativos. Hagamos café nosotros mismos. Veamos una película cómica. Vayámonos a caminar. Meditemos.

Aprendamos a valorar lo que tenemos, y no solo a pensar en lo que nos falta en la vida, porque al siglo le faltará «algo«. El ángulo positivo o negativo desde el que miramos las cosas es importante.


¡Así que deja de agotar tu energía! La vida es una, vívela al máximo. Rodéate de gente a la que le gustas y que te haga feliz. Haz las cosas que amas y, lo más importante, ¡ámate a ti mism@! Sa tu mejor amig@.

Si eres tu propio enemigo y estás permanentemente trabajando contra ti mismo, entonces estás tratando con el vampiro de mayor energía de todos los anteriores. Así que, ahora que lo entiendes mejor, ponte a trabajar para solucionarlo! El premio es tu calidad de vida.

5/5 - (35 votos)

    Deja tu comentario

    Tu dirección de correo no será publicada.*

    diecisiete − quince =

    ¡Bienvenid@! Portal Bienestar utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario.
    Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies